Imprimir

En camino, en el seguimiento de Cristo…


En camino, en el seguimiento de Cristo…

Siguiendo el Evangelio, y tras las huellas de Cristo, algunas mujeres ¡recorren las calles, los lugares y los pueblos del mundo!  ¡También nosotras caminamos con El!

Por eso, Marta y María, juntas reúnen ¡los “gestos" y la "Palabra"!

Al mediodía, es el momento más caluroso de la jornada, como la Samaritana, tenemos sed de agua viva y hambre del don de Dios

Y Él, Jesús, en el secreto del Templo, sabe ver a esta mujer, que se nos asemeja mucho, ¡y que ofrece todo  lo que tiene para vivir!

En la novedad luminosa de la mañana de  Pascua, ¡Él  repite nuestro nombre, y nos envía a los hermanos!

Y luego sobre todo, María, la más grande entre todas; custodiará las palabras como un tesoro:

«¿Cómo  es posible? » « ¡He aquí la servidora del Señor!»

Y aún «¡Hagan todo lo que Él les diga!»

Jesús es el Maestro y el Señor; el desafío de nuestra vida ¡es asemejarnos!

«¡No miremos más que a Él!» ¡ Y con Juana Antida queremos ser sus amigas!