ITALIA – Teología de la movilidad humana en el siglo XXI

2021-09-23T13:41:07+01:00Categories: Noticias del mundo|

Las migraciones son más que movimientos de personas de un lugar a otro; están relacionadas con las transformaciones culturales, sociales, políticas y religiosas de los pueblos y las naciones, y con la continua reconfiguración de las comunidades. Por lo tanto, representan un gran desafío para la humanidad, así como una oportunidad de reconfigurarla en la actualidad. Plantean cuestiones de la mayor relevancia para la agenda global, ya que afectan a los gobiernos, a las religiones en general y a la Iglesia católica en particular, a las comunidades globales, nacionales, regionales y locales, a las familias y a innumerables individuos.

Para afrontar estos retos con responsabilidad, las Iglesias loca- les de los países de origen, tránsito y llegada de todo el mundo están llamadas a promover reflexiones y estudios teológicos sobre el fenómeno, así como a posibilitar y animar acciones pastorales concretas. Con este fin, un grupo de congregaciones guiadas por la Unión Internacional de Superioras Generales (UISG), la Unión de Superiores Generales (USG) y el Insti- tuto Scalabrini de Migraciones Internacionales (SIMI) convocan a un grupo de biblistas y teólogos internacionales y agentes de pastoral para presentar y debatir sobre el estado de sus investigaciones y responder a la realidad de los movimientos migratorios actuales. Esta Conferencia Internacional, de tres días de duración, es una importante ocasión para una reflexión abierta a la acción.

Migrantes y Peregrinos, aligual que nuestros padres (1Cr29,15)

En el contexto de la consagración del primer templo, según el relato del cronista bíblico, el rey David hace una oración de agradecimiento y ofrenda a Dios. En esta oración, el Rey se presenta ante Dios como alguien que reconoce la historia migratoria de sus antepasados en Egipto y en el desierto, su pro- pia identidad y el amor de Dios por los migrantes, que expresa así: “¡Ante ti somos migrantes y peregrinos, al igual que nuestros padres!”. Ser migrante, en la perspectiva de David, no es sólo la condición sociopolítica del pueblo elegido, sino una parte fundamental de su identidad. Así, se refiere a la migración y a la peregrinación como categorías teológicas, evo- cando la llamada de Dios: “La tierra es mía; y en lo mío sois migrantes y criados” (Lev 25,23) . La oración de David nos hace reflexionar sobre la condición de paso de la existencia humana: nadie tiene una morada fija en la tierra. En consecuencia, si uno visita su memoria histórica, seguramente encontrará en su línea genealógica una experiencia de migración. Podemos decir que esta oración expresa también un llamado a la solidaridad con los migrantes, ya que la migración es una dinámica inherente a la vida humana.

 

SISMI- Scalabrini International Migration Mouvement